Si te gusta mi página,
compártela en
Facebook
 
 

 
 Sabias que...
 Curiosidades.
 Un poco de historia.
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
<>
Sabías que...
 
...el espectro audible o campo tonal lo constituyen las frecuencias que pueden ser percibidas por el oído humano (audiofrecuencias). Un oído sano y joven es sensible a las frecuencias comprendidas entre los 20 y 20.000 Hz. No obstante, este margen varía según cada persona y se reduce con la edad. Fuera del espectro audible estarían los ultrasonidos, por encima de los 20 kHz y los infrasonidos, ondas acústicas de frecuencias inferiores a 20 Hz.
 
Algunos animales tienen la capacidad de percibir y emitir infrasonidos. Los elefantes, las ballenas, los hipopótamos, las jirafas o los cocodrilos son algunos de ellos. Los infrasonidos se caracterizan por su capacidad de transmitirse a través de distancias de kilómetros salvando los obstáculos que encuentran a su paso. Las ondas infrasonoras generadas en los desastres naturales, como ocurre en los terremotos, son captadas por los animales mucho antes de que se produzca la tragedia. Tal es así que en el tsunami del año 2004 que devastó países como Sumatra e Indonesia, muchos animales abandonaron esas regiones horas antes de que el tsunami golpease las costas del sureste asiático.
 
 
 
Una investigación llevada a cabo por Vic Tandy, profesor de la Universidad de Coventry (Gran Bretaña) sugiere que los infrasonidos de 19 Hz podrían ser los responsables de la visión de apariciones fantasmagóricas. La percepción de una sombra en una habitación vacía o el movimiento de un objeto sin causa aparente, sólo encontró una explicación lógica en la emisión de un infrasonido por el motor de un ventilador. El infrasonido que provocaba estaba cercano a la frecuencia de resonancia del ojo humano, originando una ilusión óptica que explicaría las sensaciones que experimentó el profesor Tandy.
 
<>
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
<>
 
Sabías que...
 
… la acupuntura en la oreja, también conocida como terapia auricular, está basada en los principios de la Medicina Tradicional China. Se emplea en múltiples situaciones como en el tratamiento de las adicciones, trastornos del estado de ánimo, tratamiento de la obesidad o del dolor. Este procedimiento terapéutico está basado en la concepción holística o integral de la medicina tradicional china, por la que ninguna parte del cuerpo puede separarse del resto, abordando los problemas de salud del paciente como un todo. Así los puntos de la acupuntura encontrados en la oreja ayudan a regular los órganos internos del cuerpo, tanto en su estructura como en su función.
 

 
La acupuntura auricular tiene una larga tradición en la cultura china, y se menciona en los más antiguos y famosos tratados de medicina como “El Canon de Medicina Interna del Emperador Amarillo”. Se ha demostrado que la acupuntura en la oreja libera endorfinas en el cuerpo humano, originando sensaciones placenteras en el paciente.
 
 
 
 
<>
Sabias que...
 
... la sordomudez es la imposibilidad de comunicación verbal a consecuencia de una sordera congènita o adquirida en los primeros años de la vida que impide su adquisición (sordos prelocutivos). Las personas sordomudas utilizan el lenguaje de señas para comunicarse. El alfabeto dactilológico con una mano permite representar cada letra con un gesto de la mano.
 

 
Fotografía del lenguaje dactilológico.

Sin embargo, el lenguaje de señas simboliza palabras e incluso frases con la gesticulación del cuerpo, no sólo de las manos. Aunque, fue el español Juan Pablo Bonet, autor del libro “Reducción de las letras y arte para enseñar a hablar a los mudos” publicado en 1620, el artífice de la difusión de este lenguaje, la referencia más antigua data de principios de siglo XIII (Fray Juan de Fidanza). La lectura labial es empleada sobre todo por los sordos poslocutivos (aquellas personas que quedan sordas después de haber adquirido el lenguaje por la vía natural) y en menor medida por los sordomudos. La comunicación se establece porque el sujeto comprende lo que el interlocutor dice a través del movimiento de sus labios.
 
La sordoceguera es una única discapacidad que combina dos deficiencias: la deficiencia visual y la deficiencia auditiva. Para comunicarse estas personas lo hacen a través del tacto, por ejemplo el lenguaje dactilológico sobre la palma de la mano o el método Tadoma que es utilizar las manos para comunicarse tocando los labios de los otros mientras hablan, sintiendo las vibraciones, y deletreando los caracteres alfabéticos en la palma de la mano.
 

 
Helen Keller (1880-1968) fue una escritora y activista estadounidense sorda y ciega desde su infancia. Después de aprender a leer y a comunicarse con el lenguaje manual de los sordomudos y el alfabeto Braille y obtener su graduación con título de honor, comenzó a interesarse por las desigualdades y el pacifismo. Entre sus libros destaca la obra autobiográfica “La Historia de mi Vida”. Comprometida con sus ideas, fue galardonada en vida por sus acciones en pro de la libertad y la justicia. En una ocasión dijo: “La ceguera nos separa de las cosas pero la sordera nos separa de las personas”.
 
<>
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
<>
  
Sabias que...
 
la acupuntura puede brindar un gran alivio a las personas que sufren de acúfenos. Pero este tratamiento requiere paciencia en el resultado y el compromiso de someterse a un número elevado de sesiones. El alivio de los síntomas con la acupuntura no es completo y a veces temporal. Se podrá considerar su uso cuando se hayan descartado las enfermedades del oído que lo provocan y cuando la medicina tradicional no haya sido útil. Algunos estudios han apuntado al aumento de la actividad neurológica de las células sensoriales del oído como la causa del zumbido. Uno de los mecanismos a través del cual la acupuntura actúa es disminuyendo el estrés o la presión que pueden sufrir diferentes partes del organismo y que causaría algunas de las enfermedades que conocemos. En cuanto a los acúfenos la inserción de las agujas en determinadas regiones de la cabeza y el cuello, reduce la presión de las células nerviosas que se encuentran sobreexcitadas, entre ellas las células neurosensoriales del oído.
   

 
<>
 
Sabias que...
 
… ¿Por que la gente dice que los gatos tienen nueve vidas? Quizás esta creencia se deba a que pueden sobrevivir a caídas desde grandes alturas con pocas o mínimas lesiones. Esto puede parecer que los gatos vuelven a la vida después de sufrir un accidente fatal.
 

 
La habilidad del gato para sobrevivir a accidentes que serían mortales para los humanos u otros animales se debe a un órgano del equilibrio especialmente desarrollado y a su tamaño pequeño y bajo peso corporal. Su capacidad para corregir y estabilizar su posición, hace que siempre al caer lo hagan sobre sus cuatro patas. Esto hace que el impacto sea absorbido por sus cuatro extremidades, que los gatos instintivamente flexionan para amortiguar su caída.
 
Sorprende que los gatos tengan más posibilidades de hacerse daño desde alturas intermedias de 2 a 6 pisos de altura que desde alturas superiores a 7 pisos. El motivo es que debido a su agudo sentido del equilibrio el gato desde una altura mayor tiene más tiempo para estabilizar su posición. Con la posición corregida, la fricción del gato con el aire es mucho mayor, frenando sensiblemente la velocidad de caída y preparándole para su aterrizaje contra el suelo.
 

 
Existe la creencia de que los bigotes de los gatos participarían en el formidable sentido del equilibrio de estos felinos. Sin embargo, estos apéndices tienen sobre todo una función propioceptiva, es decir les permite ponerse en contacto con el medio que les rodea, siéndoles muy útiles sobre todo en la oscuridad al poder reconocer con ellos los objetos que les rodean, pero en absoluto participan en la estabilidad del gato.
 
<>

CLÍNICA NAVARRO - Dr. Rafael Pérez

Otorrinolaringología - Tratamiento del vértigo

Pasaje Ordoño II

León - España

Contacto                     Mi Blog                     Recursos ORL                     ORL solidaria
El oído  
<>
<>
<>

- INTRODUCCIÓN -

Los oídos son junto con los ojos los órganos de los sentidos más valorados por el ser humano. Pero además, en el oído humano se encuentran ubicados dos sentidos, el de la audición y el del equilibrio, por lo que no es de extrañar que algunas enfermedades que afectan a la audición afecten también al equilibrio y viceversa. El dolor en el oído, la pérdida de audición o el vértigo son síntomas por los que el paciente acude de manera frecuente al otorrinolaringólogo. En muchos casos, como en otras enfermedades, la prevención es crucial para evitar la progresión de dolencias en las cuales, llegado a un punto, las soluciones que pueden darse nunca alcanzarán una recuperación al estado de normalidad previa. El papel fundamental del otorrino, así como de cualquier otro médico, es asesorar en la salud a las personas, educándolas a adquirir hábitos saludables que evitarán muchos problemas en el futuro. Para alcanzar este objetivo es necesario dedicar el tiempo adecuado al paciente en consulta y usar el sentido común para abordar los problemas que inevitablemente a veces aparecen. En este capitulo del oído, así como en el resto, se tratarán por separado las enfermedades que aparecen en el niño por sus peculiaridades.



IMAGEN DE UN OIDO IZQUIERDO NORMAL


[Autor: Welleschik
Licencia Creative Commons]

Infección del oído: 

La forma típica de manifestarse las infecciones de oído es con dolor y/o supuración. Un dolor de carácter intenso en el oído generalmente aparece por infecciones bacterianas o víricas, durante o tras un proceso catarral agudo (otitis media aguda).Si no se aborta la evolución con el tratamiento médico apropiado (antibiótico) puede acabar emanando pus o sangre a través del oído. Una vez acontecido esto es característico que el dolor disminuya significativamente. Se acompaña de disminución de la audición.

[Autor: httpwww.sharinginhealth.ca
Licencia Creative Commons]





También la infección de la piel del conducto del oído (otitis externa) es muy dolorosa. Tanto que el paciente con solo tocar el trago o mover la oreja presenta un intenso dolor. Esta circunstancia no aparece en el caso anterior, donde el dolor es más profundo. También se suele acompañar de supuración y disminución de la audición.



                                [Autor: Klaus D. Peter, Gummersbach, Germany
                                              Licencia Creative Commons]


Sin embargo, existen otras dolencias que aunque cursan con dolor no son producidas por una infección en el oído. Así, la presencia de un tapón de cera es causa frecuente de dolor, aunque leve. Suele manifestarse tras la entrada de agua en el oído (baño,...) y, aunque molesto, si esperamos un tiempo a que se seque de nuevo la cera, las molestias desaparecerán.


La cera es un producto de la piel del oído que tiene como función protegerlo. De ninguna manera se ha de considerar como suciedad. El oído tiene sus propios mecanismos de auto-limpieza, por lo que es un error utilizar cualquier tipo de sustancia para quitarlo (incluso los productos de lavado comercializados en las farmacias). Con el tiempo dañaremos ese mecanismo.


Otra consulta frecuente por dolor en el oído pero sin infección lo provoca la artritis de la articulación témporo-mandibular, que está situada justo por delante del orificio del conducto y que es muy fácil de palpar al abrir y cerrar la boca. El dolor reconocible para el paciente al palpar esta juntura mientras fuerza la abertura de la boca diagnostica la enfermedad. Se trata de una artritis provocada por el hábito de estar “apretando los dientes” de manera continua (por situaciones de estrés), masticar chicle o frecuentemente por el rechinar de los dientes en el sueño (bruxismo).


La supuración es un signo de infección del oído que en algunas ocasiones aparece relacionado con el dolor, como hemos visto anteriormente.Sin embargo, en otras la supuración se convierte en un hecho recurrente a lo largo de los meses o incluso años y no va asociado con dolor. Se trata de pacientes que presentan alteraciones crónicas del oído por infecciones repetidas que han dejado secuelas permanentes (perforaciones,...). En este caso el paciente presentará una otitis media crónica. Además de disminución de la audición (hipoacusia), se puede acompañar de vértigo y zumbidos del oído. Es muy importante que el paciente evite la entrada de agua en el oído por el riesgo de reactivar la infección.
[Autor: Welleschik; Licencia Creative Commons]


Aparte de la disminución en la calidad de vida que supone este padecimiento, el paciente tiene que saber que a veces esta supuración indica la existencia de una especie de “quiste de piel” o colesteatoma dentro del oído.La tendencia a crecer de esta lesión puede llegar a provocar complicaciones graves, tanto dentro del oído (vértigo, parálisis de la mitad de la cara) como infecciones intracraneales que podrían poner en peligro la vida del paciente.

[Autor: Welleschik
Licencia Creative Commons]




Picor de oído. 


El picor del oído es una queja muy frecuente en consulta. En muchas ocasiones se debe a un proceso irritativo de la piel del oído por el uso repetido de bastoncillos o cualquier otro tipo de objeto (papel, horquillas de pelo,...). Lo que en un principio es tan sólo picor puede convertirse con el tiempo en un proceso inflamatorio crónico de la piel del oído (eczema) con descamación, retención del cerumen por daño en el mecanismo de auto-limpieza del oído e infección.



[Autor: Klaus D. Peter, Gummersbach, Germany
Licencia Creative Commons]







Muchos de los problemas de salud de tipo no grave que presentan los pacientes pero que interfieren con su calidad de vida son provocados por el propio paciente al establecerse un “circulo vicioso”. El picor o prurito de oído es uno de estos círculos ya que es el propio paciente quien lo agrava al rascarse. Existen medicamentos que ayudan a romper el círculo vicioso, pero la curación depende fundamentalmente del cambio de actitud del paciente.


Las infecciones por hongos del oído cursan de manera característica con picor de oído. No producen dolor y sólo cuando el hongo ha crecido mucho producen una supuración blanquecina y secundariamente disminución de la audición por la ocupación del conducto del oído con secreción. Los pacientes que presentan eczema en el oído tienen una predisposición especial a padecer infecciones por hongos (otomicosis). El tratamiento de estas micosis se basan en la utilización de productos o la realización de hábitos encaminados a desecar el oído (los hongos precisan de un medio húmedo para crecer). Entre estos se encuentran evitar la entrada de agua en el oído, realizar lavados con alcohol de 70º con una sal disuelta, secar el oído con un secador,...).


En casos de eczema establecido pueden utilizarse preparados con corticoides tópicos durante cortos periodos de tiempo de manera periódica, pero siempre sabiendo que su uso prolongado provocará una dermatitis medicamentosa asociada. Por tanto, procura siempre basar tu tratamiento en mejorar tus hábitos. No busques la curación en el corto plazo con medicamentos ya que al final pagarás un precio mayor.
 
Disminución de la audición. 


En una persona sin alteraciones auditivas (normoyente) las ondas sonoras atraviesan el oído externo hasta llegar al tímpano, o membrana timpánica, la cual inicia su vibración y pone en movimiento la cadena osicular, formada por tres huesecillos: martillo, yunque y estribo. Éstos, a su vez, transfieren la energía hacia el oído interno; los fluidos contenidos en este oído interno entran en movimiento, provocando que las células sensoriales del oído (el órgano de Corti localizado en el caracol) transformen estas vibraciones en impulsos eléctricos, que se transmitirán a través de las fibras nerviosas auditivas al cerebro.

[Autor: Chittka L, Brockmann; Licencia: Creative Commons]
Si quieres conocer más...

Fisiolog_a_del_sistema_auditivo.pdf
264.8 KB


La disminución de la audición o hipoacusia aparece asociada comúnmente en mayor o menor grado con algunas de las enfermedades descritas hasta ahora (tapón de cera, otitis, otomicosis,...). Sin embargo, en nuestro medio son más frecuentes otras causas en el origen de la hipoacusia. Así, el envejecimiento al igual que afecta a otras partes de nuestro cuerpo también afecta al órgano del oído. El inicio y la rapidez en la progresión del proceso degenerativo que se instaura en el oído con la edad está determinado por la herencia, auque también influyen factores externos. El daño auditivo por la exposición a ruido intenso es el más importante, y más aún en nuestros días. La protección auditiva en el trabajo es imprescindible, y aunque se ha mejorado mucho en este sentido todavía queda mucho camino por andar. El hábito en la juventud de escuchar música a un volumen excesivo, o la práctica de algunas aficiones (la caza, tiro deportivo,...) también pueden ser el origen de la pérdida auditiva.
Si quieres conocer más...
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003044.htm

La exposición esporádica a un sonido intenso (por ejemplo, acudir a un concierto y situarse próximo a los altavoces), siempre y cuando luego haya un periodo de recuperación sin ruido, es menos dañina que la exposición continua a un sonido moderado (por ejemplo un camionero que conduzca siempre con la ventanilla abierta).


La prevención y la educación de la población son las herramientas más útiles para evitar estas enfermedades. En los casos descritos, una vez instaurada la pérdida auditiva no existe tratamiento médico ni quirúrgico que pueda recuperarla puesto que el daño se localiza en la cóclea, órgano neurosensorial de la audición. En estos casos la única posibilidad de mejorar la audición es amplificando el sonido que nos llega del exterior utilizando una prótesis auditiva o audífono, que no es más que un pequeño altavoz colocado en nuestro oído, aunque tecnológicamente muy avanzado.
[Autor: Sasara;
Licencia: Creative Commons]



La implantación de la tecnología digital en los audífonos ha permitido por una parte facilitar el proceso de adaptación del paciente, disminuyendo el porcentaje de audífonos que antes se dejaban de utilizar por molestos, y por otra la posibilidad de elegir múltiples opciones en función del escenario auditivo (conciertos, reuniones,...). También ha permitido abaratar el coste de estos aparatos.

Cuando la pérdida auditiva se instaura por alteraciones secundarias a infecciones crónicas del oído, sí existe la posibilidad de tratarlas quirúrgicamente, aunque su posibilidad de éxito depende de cada paciente. Otra enfermedad que se trata quirúrgicamente con un excelente resultado es la otosclerosis, que es la fijación de los huesecillos del oído (concretamente el estribo) de causa genética. La utilización del láser en esta cirugía ha permitido mejorar los resultados ya de por si espectaculares de este procedimiento (ver video).
Tratamiento quirúrgico de la otosclerosis con láser (Dr. Rafael Pérez):



Los dispositivos implantables de oído medio son un conjunto de aparatos que han mejorado las expectativas de aquellos pacientes en los que los clásicos audífonos son poco útiles por diferentes razones. Mención aparte merecen los dispositivos BAHA (del inglés Bone Anchored Hearing Aid). Estos aparatos se basan en la capacidad del sonido para propagarse por un medio sólido o líquido cuando se les hace vibrar. l BAHA es una especie de audífono anclado con un tornillo de titanio al cráneo que capta el sonido, y produce una vibración que se transmite hasta el caracol o cóclea. La posibilidad de estimulación directa del órgano sensorial con este aparato optimiza la ganancia auditiva del paciente.

[Sistema osteointegrado PONTO; GAES]




Un gran avance para las personas que sufren de sordera total o profunda es la posibilidad de utilizar los implantes cocleares.El Implante Coclear es un transductor que transforma las señales acústicas que recibimos en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo. El sistema se basa en la colocación de electrodos en el interior del caracol que estimulan las células nerviosas del nervio auditivo, generando un impulso que es captado e interpretado en el cerebro. El sonido que oyen los pacientes implantados es muy diferente al sonido real, de tal manera que aparece totalmente distorsionado y con un carácter “metálico” muy marcado. Sin embargo, con el entrenamiento apropiado, el implante les permite comunicarse perfectamente y poder interactuar con su entorno como un normoyente.
[Autor: Zipfer; Licencia: Creative Commons]



[Autor: Bjorn Knetsch; licencia: Creative Commons]

Si quieres conocer más...
http://www.implantecoclear.org/index.php?option=com_content&view=frontpage&Itemid=81

Si tienes la curiosidad como oye un paciente con implante coclear escucha...
Música en normoyente:
Música en un paciente con implante coclear:
 
Zumbido en el oído. 


El acúfeno o tinnitus, nombres técnicos utilizados para el zumbido del oído, no es como tal una enfermedad sino un síntoma de una enfermedad. La mayoría de los sólo son audibles por el paciente y se generan por alteraciones que pueden localizarse en cualquier sitio a lo largo del órgano de la audición (acúfenos subjetivos), desde el conducto del oído, pasando por el caracol, el nervio auditivo o los centros superiores del cerebro. Así, desde un tapón de cera hasta una enfermedad neurológica como la esclerosis múltiple pueden causar zumbido en el oído. Sin embargo, el origen más frecuente es el mismo que el que produce la pérdida auditiva de tipo degenerativo (envejecimiento, exposición al ruido o fármacos que son tóxicos para el oído). Por tanto, la prevención es de nuevo el mejor tratamiento del acúfeno.


Otro tipo de acúfenos que aparecen en una proporción mucho menor (<10%) son aquellos que con instrumentos de diagnóstico apropiados pueden ser captados por el médico (acúfenos objetivos). Se producen porque el paciente oye sonidos que genera su propio cuerpo. Por ejemplo, el paso de la sangre por unas arterias carótidas estenosadas por un proceso de arteriosclerosis. El carácter rítmico sincrónico con los latidos del corazón pone al médico en la pista de este tipo de zumbidos.


El acúfeno puede perturbar sensiblemente la vida de los pacientes provocando ansiedad e insomnio, por lo que su tratamiento es vital. El tratamiento médico, aunque discutido, ha de ser el primer escalón, ya que en muchos casos se ha mostrado eficaz. Cuando hay una pérdida auditiva asociada, la utilización de un audífono sería el mejor tipo de tratamiento. Cuando no, se han desarrollado diferentes terapias como la del reentrenamiento (un tipo de habituación al acúfeno) o la utilización de prótesis generadoras de ruido. El tratamiento médico de la ansiedad y ocasionalmente la utilización de psicoterapia en el paciente pueden ser necesarios en pacientes con importante afectación psiquica.


En estos archivos podrás escuchar diferentes tipos de acúfenos. Si lo escuchas en silencio o con la ayuda de unos cascos y los ojos cerrados podrás entender hasta que punto pueden ser estresantes (!!!! baja el volúmen antes de oirlos¡¡¡).
 
 


Si quieres conocer más...
http://www.acufenos.org/index.php?sec=7&idi=2
 
Vértigo: 


El vértigo es un tipo de mareo caracterizado por la percepción subjetiva de movimiento del paciente con su entorno. No es una enfermedad, es un síntoma que aparece en muchas enfermedades. Existen otros muchos “mareos” que no deben confundirse con el vértigo (sensación de desvanecimiento cuando uno pasa de estar echado a la posición de pie – hipotensión ortostática -, caída con pérdida del conocimiento – desmayo -, etc). El “vértigo del oído” suele aparecer en forma de crisis aguda limitada en el tiempo, acompañada de nauseas y sudoración y con inestabilidad residual. Su intensidad, frecuencia y periodicidad es en muchas ocasiones muy difícil de predecir.
[Autor: Jetsandzeppelins; Licencia Creative Commons]


La profunda desazón e invalidez que produce la crisis de vértigo en el paciente, junto con su errática e impredecible aparición en los pacientes que lo padecen de una manera crónica, llegan a provocar alteraciones psicológicas severas tales como ansiedad o depresión. Asimismo, el entorno familiar y social del paciente suele infravalorar su enfermedad ya que es considerada tradicionalmente como banal, provocandole una frustrante sensación de incomprensión. Tal es así que en muchos casos el tratamiento psicológico apoyado con la apropiada farmacoterapia son imprescindibles para mejorar la deteriorada calidad de vida en estos pacientes.


El sistema del equilibrio
está constituido además de por el laberinto, en íntima relación con el órgano del oído, por el órgano de la vista, por innumerables receptores nerviosos encargados de captar la posición relativa del cuerpo con su entorno (localizados sobre todo en el cuello) y por receptores cuya misión es recoger información de la estática corporal, es decir de las sensaciones de presión que los pies reciben cuando están en contacto con el suelo. El encéfalo/cerebro integra toda la información que llega desde todos estos órganos de la periferia del cuerpo para que podamos de una manera involuntaria o refleja, y por tanto ajena a nuestro conocimiento, mantener no sólo el equilibrio sino también coordinar toda la movilidad de nuestras piernas, nuestros dedos, en definitiva de todo nuestro organismo. La asimetría en la intensidad de las percepciones captadas por el laberinto derecho en relación con las captadas por el izquierdo es la causa del origen de la sensación de vértigo. Una balanza es la mejor representación de este mecanismo (ver lámina equilibrio.pdf).
lamina_equilibrio.pdf
108.0 KB



Considerando que este es un pequeño esbozo de un complejo sistema aún hoy día no totalmente comprendido por la ciencia médica, se entiende la dificultad de los otorrinos para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que le afectan. Es muy importante en estos casos el abordaje multidisciplinario (otorrinolaringólogos, neurólogos, rehabilitadores, psicólogos) para su correcto tratamiento. Aún con esta larga y aparentemente pesimista situación, muchos han sido los adelantos en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que cursan con el síntoma vértigo y/o inestabilidad.


El vértigo considerado actualmente como el más frecuente es aquel que se produce con los cambios de posición del cuerpo (vértigo posicional) por ejemplo al levantarse de la cama, al mirar hacia arriba o al girarse en la cama. Son cortos episodios de segundos de duración (paroxistico) con una clara sensación de giro de nuestro cuerpo en relación con el entorno, provocado por los cambios de posición antes descritos. Una sensación residual de inestabilidad puede permanecer a lo largo del tiempo. En la mayoría de los casos cura en pocos días (benigno), aunque a veces se prolonga en el tiempo precisando la realización de un tratamiento rehabilitador específico (Maniobra de Eppley) por parte del otorrino (ver vídeo). El nombre de esta enfermedad es Vértigo Posicional Paroxístico Benigno (VPPB) que es describe la manera como típicamente se comporta.
Si quieres conocer más...
http://www.dizziness-and-balance.com/disorders/bppv/bppv-spanish2.htm
 
Maniobra de Eppley para el tratamiento del VPPB:



Subido a youtube por eyangnarko el 19/06/2008
http://www.youtube.com/watch?v=ZqokxZRbJfw&list=PL29771EFB97B8F14C&feature=plcp


La Enfermedad de Meniere es la segunda causa más frecuente de vértigo. Cursa en forma de crisis intensas de minutos a horas de duración, con nauseas y/o vómitos, que se agrupan en forma de brotes de duración y periodicidad muy variables (semanas, meses e incluso años). De manera clásica el paciente refiere disminución de audición progresiva del oído afectado y zumbido que, aunque presentes en mayor o menor grado siempre, se intensifican durante las crisis de vértigo. Esta enfermedad de carácter crónico, aparte del tratamiento con sedantes (dogmatil©, torecan©) para minimizar el malestar de la crisis, el único tratamiento efectivo propuesto hasta ahora es anular en órgano del equilibrio del oído enfermo. La utilización de un fármaco tóxico inyectado a través del oído (gentamicina intratimpánica) se ha convertido en el tratamiento de elección en la mayoría de casos, aunque los efectos secundarios provocados por su utilización deben ser claramente sopesados por el otorrino y el paciente.
Si quieres conocer más...
http://www.dizziness-and-balance.com/disorders/bppv/bppv-spanish2.htm


Otras enfermedades que producen vértigo son la neuronitis vestibular, la laberintitis secundaria a infecciones en el oído, la migraña, o enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple. La extendida aceptación del vértigo de origen cervical en el ámbito médico y social no se corresponde con la real incidencia de esta dolencia. Actualmente, muchos otoneurólogos (otorrinos dedicados al vértigo) consideran que esta enfermedad o no existe o sólo en una incidencia muy baja, por lo que el potencial beneficio de los tratamientos que se han propuesto hasta ahora ha de ser evaluado de un modo crítico, sobre todo la cirugía de la columna cervical.
Si quieres conocer más...(extraordinaria página web pero parcialmente sólo en inglés)
http://www.dizziness-and-balance.com/disorders/


Descartar patología neurológica es uno de los aspectos más importantes en el diagnóstico diferencial de las enfermedades que cursan con vértigo. La valoración por parte de un neurólogo y la realización de pruebas de imagen cono una tomografía computerizada (TC) o una Resonancia (RMN) son a veces imprescindibles para descartar enfermedades del sistema nervioso central como procesos tumorales, isquémicos o degenerativos. De ahí la trascendencia de un correcto y temprano diagnóstico.


De los numerosos avances que han aparecido para el tratamiento de los pacientes con vértigo merece la pena destacar el tratamiento rehabilitador. La mayoría de los pacientes que sufren o han sufrido de vértigo requieren que su sistema del equilibrio reconozca que las informaciones enviadas por el/los órganos periféricos dañados por el proceso lesivo son diferentes a las originales. Así mismo, las órdenes que ese mismo sistema manda a los órganos efectores (músculos, articulaciones,...) para el control del equilibrio deberán ser moduladas en función de los desajustes existentes. Además deberá potenciar aquellos órganos indemnes en prejuicio de los dañados. Todo este complicado proceso necesita mucho tiempo si el paciente no lo favorece activamente con el tratamiento rehabilitador vestibular. El posturógrafo (ver video) es un instrumento muy eficaz utilizado por los otorrinos en este sentido ya que rehabilita de forma selectiva los órganos dañados, fortaleciendo los que funcionan correctamente. En este sentido se ha mostrado muy eficaz en la rehabilitación de la inestabilidad o mareo que padecen las personas ancianas con relativa frecuencia.
 
Posturografía:



Subido por DizzyBalanceCenter el 08/03/2010
http://www.youtube.com/watch?v=HT1xe4JaV7w


El oído en el niño: 

Infecciones en el oído.

Detección precoz de la sordera en el niño.

El vértigo en el niño.



Infecciones en el oído: 

Las alteraciones crónicas de oído como perforaciones y pérdida auditiva son problemas de salud pública muy frecuentes en las personas adultas de sociedades del tercer mundo donde carecen de un buen sistema de salud público. En nuestro medio la temprana accesibilidad de los niños a un pediatra y/o otorrino y el extendido uso de antibióticos ha disminuido sensiblemente las enfermedades crónicas del oído en los adultos. La otitis media serosa es la afección responsable de estas alteraciones y aunque puede aparecer en los adultos es sobre todo una enfermedad de la infancia.
                                                     [Autor: Didier Descouens:
                                                Licencia: Creative Commons]




La otitis media serosa consiste en la persistencia de moco retenido dentro de los oídos de los niños que han presentado un catarro de vías respiratorias superiores o una infección aguda en los oídos. Esta circunstancia que ocurre siempre que hay un catarro puede llegar a ser muy perjudicial si se perpetúa en el tiempo. Con los meses el moco retenido produce una serie de cambios histológicos en el oído que llegan a ser irrecuperables y que originarán con el paso de los años la enfermedad crónica del oído. La supuración crónica y la disminución de la audición son problemas típicos derivados de este tipo de enfermedad. La gravedad de estos problemas oscila desde pequeñas perforaciones que supuran cuando el paciente se pone en contacto con el agua, hasta el desarrollo de un “quiste de piel” dentro del oído en el que es obligado la cirugía de extirpación.
[Autor: Welleschik;
Licencia: Creative Commons]



Como en la gran mayoría de las enfermedades la prevención es el mejor tratamiento. Así en aquellos niños donde se haya establecido ya la otitis media serosa y que no presenten periodos de recuperación completa durante todo un año hay que tomar una serie de medidas. En muchos casos se debe a que el niño, generalmente de 2 a 4 años, encadena un catarro tras otro por estar en contacto continuo con otros niños en la guardería o la escuela (mayor pico de incidencia de esta enfermedad). En estos casos es preferible alejar al niño con un sistema inmunitario aún inmaduro de la fuente de infección, y a veces sólo con esto se resuelve el problema.


También es sabido que los niños con una alteración de la función de la trompa de Eustaquio (conducto que comunica el oído con la porción superior de la garganta) tienen predisposición a padecer la otitis media serosa porque son incapaces de “vaciar” el moco del oído hacia la garganta. Esta alteración se cree que tiene un componente genético, apareciendo esta misma dolencia en anteriores generaciones, ya que se hereda la configuración anatómica de la base del cráneo, donde se sitúa esta estructura. En estos casos, aunque el anterior factor de exposición sigue siendo muy importante, el otorrino deberá actuar activamente. Otros factores favorecedores son factores medioambientales (clima, baja educación sanitaria,...), presencia de alergia, malformaciones congénitas (síndrome de Down,...) o reflujo gastroesofágico.


El otorrinolaringólogo participa activamente diagnosticando y tratando esta enfermedad. El tratamiento médico ha de ser el primer escalón de tratamiento en estos pacientes, ya que además permite dar el tiempo suficiente a que el paciente se recupere por si mismo (sobre todo si el niño no ha presentado catarros, como ocurre a menudo en el periodo estival), lo que es sin duda la mejor de las situaciones. Muchos son los medicamentos utilizados para promover la curación de esta enfermedad, aunque en mi experiencia, sólo la utilización de un antibiótico de amplio espectro (como amoxicilina-clavulánico) durante al menos 10 días se muestra algo eficaz. Ni los muy extendidos mucolíticos, los antihistamínicos o las vacunas bacterianas han demostrado su utilidad en la curación de esta enfermedad.


El tratamiento quirúrgico, cuando todo lo anterior ha fallado, se muestra muy eficaz en el control de esta enfermedad. Se basa en dos actuaciones: primero, conseguir un “periodo ventana” de normalidad para el oído “abriéndolo” al exterior a través de un pequeño tubo de plástico, llamado drenaje, colocado en la membrana timpánica (con esto suplimos la mala función de la Trompa de Eustaquio); y segundo, extirpando (aunque nunca totalmente) las vegetaciones o adenoides, que suelen estar hipertrofiadas en estos niños, y que por tanto dificultan la permeabilidad de la abertura de la Trompa adyacente a ellas. Esta cirugía permite el control de la enfermedad en más del 90% de los niños con una única intervención. Por desgracia, como el drenaje se expulsa a los 6 meses y las adenoides vuelven a crecer por los catarros, en casi un 10% de los niños hay que repetir esta operación. E incluso un 1% de los niños con este problema persistirán con la otitis media serosa a pesar de múltiples intervenciones, debido a la severidad de la disfunción de su Trompa de Eustaquio. En estos casos será necesaria la vigilancia periódica por un otorrinolaringólogo a lo largo de su vida hasta que el problema se estabilice.

Drenaje timpánico:


Subido por estor 160 el 14/03/2008
http://www.youtube.com/watch?v=tW8y0TkQUxc

El mayor inconveniente que plantea en el niño el tener puestos drenajes en los oídos es la necesidad de evitar la entrada de agua en los oídos por el riesgo de infección al pasar al interior del oído. Aunque algunos otorrinos afirman que es imposible que esto ocurra debido al minúsculo diámetro del tubo, en general se prefiere ser cautos durante el baño del niño. El agua jabonosa es más peligrosa que la normal por su menor tensión superficial del, lo que favorece su paso a través del drenaje. El uso de un tapón de silicona ajustado a la concha del oído y un gorro de baño que lo mantenga firme en su sitio suele ser suficiente. En caso de entrada de agua se produciría una infección en el oído que de manera habitual responde a los tratamientos antibióticos habituales.


La otitis media aguda es la infección del oído del niño por virus o bacterias secundaria a un proceso catarral. Cursa con dolor (irritabilidad en el lactante), fiebre y ocasionalmente con supuración si no se ha abortado el proceso con el tratamiento apropiado. Aunque suele ser un proceso limitado en el tiempo con el antibiótico apropiado prescrito por el pediatra o por el otorrino, ocasionalmente tiene un comportamiento más virulento y la infección puede extenderse fuera del oído siendo potencialmente grave (mastoiditis aguda). En estos casos el niño precisa de ingreso hospitalario.

[Autor: Welleschik;
Licencia: Creative Commons]


Si quieres saber más...
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007010.htm






Detección precoz de la sordera en el niño. 


La presencia de pérdida auditiva en el recién nacido es relativamente frecuente, cifrándose para la hipoacusia severa o profunda en 1 de cada 1000 nacimientos. El conocimiento precoz de la deficiencia auditiva en el niño es de vital importancia ya que el desarrollo y adquisición del lenguaje tiene lugar en los primeros años de vida. Los “programas de screening auditivo neonatal” realizados a los recién nacidos en los hospitales permiten seleccionar a aquellos niños con sospecha de pérdida auditiva. En una segunda fase de cribado se confirma la presencia o no del déficit auditivo en el niño y si se confirma se implementa un tratamiento adecuado a cada caso con el fin de que el niño tenga un desarrollo del lenguaje normal.


Aunque las alteraciones congénitas estructurales que pueden afectar a cualquier parte del oído son una de las causas más importantes de la deficiencia auditiva al nacer, la exposición de la madre a tóxicos o infecciones durante el embarazo también son origen de este trastorno. Después del nacimiento las infecciones en el niño, como la meningitis o el sarampión, u otras tardías que afectan al oído como la otitis media serosa pueden ser causa de hipoacusia.


En función del grado de pérdida auditiva del paciente el tratamiento consistirá en amplificar el sonido que le llega al niño con prótesis auditivas en caso de sorderas moderadas o graves, o la colocación de un implante coclear en caso de sorderas profundas. La pronta aplicación del tratamiento indicado es vital para que el niño adquiera la capacidad de comunicarse a través del habla y los sonidos.


Si quieres saber más...
http://www.fiapas.es/FIAPAS/index.html

El vértigo en el niño. 

Las enfermedades que cursan con el síntoma vértigo en la edad pediátrica son en general menos frecuentes que en la edad adulta. Además, cuando existe pasa frecuentemente desapercibida para el pediatra ya que suele diagnosticarla como una alteración gástrica de tipo vírica. La edad del niño es fundamental para su diagnóstico ya que este se basa sobre todo en el relato de los síntomas que padece el paciente. Como es lógico, en los niños en edad preescolar sólo la sospecha del médico tras un preciso interrogatorio a los padres nos puede ayudar a descubrirla. En edad escolar en niño se presentará inquieto, con problemas de conducta e hiperventilación, pero sólo en la preadolescencia serán capaces de describirnos la enfermedad adecuadamente.

En principio las principales enfermedades que producen vértigo en el adulto pueden aparecer en el niño. Sin embargo, la dificultad en predecir la evolución de la enfermedad en muchos casos, al igual que ocurre en el adulto, provoca una importante desazón en los padres, ya que perciben la enfermedad como grave. Por tanto, es crucial tranquilizar a los padres haciéndoles comprender que normalmente se trata de cuadros limitados en el tiempo de carácter banal. Por otra parte, la improbable pero posible aparición en enfermedades graves del sistema nervioso central, debe obligar al otorrino a colaborar siempre con un neurólogo que descarte este tipo de dolencias.


Dr. Rafael Pérez
Avda. Ordoño II, 37, 1º Dcha León, LEON 24001 ES
Phone: 987 201142 Website: www.rafaelperez-otorrino.es
Website Builder